Una geometría perversa

23 diciembre 2012 § Deja un comentario


¿Qué diría una línea si pudiera hablar? Que estamos equivocados: las líneas no existen, solo existe el lenguaje. ¿El mundo, entonces, es un delirio de la mente solipcista? ¿Realmente no hay nada más que lenguaje? Sospechamos que no: sospechamos que hay un más allá del lenguaje que llamamos “mundo”, aunque no sepamos qué es ese “mundo sin lenguaje”. Pero aunque pudiéramos demostrar que hay mundo más allá del lenguaje, de todas formas la línea solo existe en el lenguaje: los objetos geométricos son ideales; son signos del lenguaje matemático. La obra de Marcolina Dipierro (Chivilcoy, 1978) es, entre otras cosas, una reflexión sobre los lenguajes; en especial, del lenguaje geométrico y de su proyección histórico-espacial que es la arquitectura, como arte de imaginar un espacio contextual.

Marcolina Dipierro - Sin titulo - 20 x 20 x 2 cm de profundidad- Collage con papel impreso - 2012

Cuando Dipierro realizó su muestra En ángulo, (que anticipa su actual investigación espacial) dijimos: “uno de los problemas que preocupó a los pensadores que fundaron la modernidad (de Georg Leibniz a John Wilkins) fue el de crear un lenguaje universal, racional, que diera cuenta del mundo y pudiera hacerlo sin ambigüedades. Nietzsche demostró que era una empresa no sólo imposible sino también insensata: el mundo es incomprensible porque no tiene sentido. Lo que hace el lenguaje no es dar cuenta fielmente de ese mundo sino inventar otro. Cuando hablamos nos referimos a cómo hemos construido el mundo, no a cómo el mundo “es” (no sabemos ni sabremos cómo es, pero nos gusta sentir que lo intuimos). Las taquigrafías bidimensionales que Dipierro mostró en Planograf ponían en entredicho esa visión ingenua que presupone que el lenguaje nos muestra el mundo tal como es. Su estenografía emotiva, colorida, de múltiples sentidos era un caleidoscopio que metaforizaba ese bosque de símbolos que es nuestro cambiante universo. Caminamos decodificando. Miramos ecuaciones y analogías, pero creemos que vemos objetos plenos y reconocibles: ya tenga una pata central o cuatro, sea redonda o rectangular, sea de plástico o madera, creemos que todas las mesas son LA MESA.”

Marcolina Dipierro- Sin título- 100 x 100 x 18 cm de profundidad- Madera policromada de 18mm de espesor-2012

Los objetos que produce Dipierro son arquetipos platónicos. No son objetos de este mundo, sino Ideas puras: formas ideales que no tienen un equivalente “bajo la luna” (para usar la forma en la que Aristóteles diferenciaba lo que sucedía en nuestra realidad cotidiana -que era mutable y mortal- de lo que sucedía en el cielo, y tenía la apariencia de lo eterno y lo inmutable). En este mundo sublunar en el que vivimos, los objetos de Dipierro parecen mensajes que nos envía el “cielo”, quizá para irnos preparando para la aparición de una nueva civilización: otra forma de vivir en el mundo.

Dipierro presenta distintos objetos y dibujos que tienen en común simular una danza inmóvil. De la pared salen dos paralelepídedos de madera que se intersectan en un borde y que generan sombras que terminan produciendo una figura de cuatro trazos. También produce objetos que portan la imaginaria sombra que producirían bajo una iluminación ideal. Un marco se despega de la pared, pero si lo miramos en determinada posición, el borde blanco hace que parte del marco se vea como una serie discontinua de líneas de madera.

Marcolina Dipierro(3)- Sin título- 140cm de alto x 20 cm de profundidad-Vigas de cedro de 8x8, acero inoxidable y alto impacto-2012

Ilusiones ópticas. Ficciones sin historia. Escritura del espacio. Tiempo coagulado en madera y metal. Dipierro ha producido un muestrario incompleto, pero creíble, de un mundo paralelo. Un mundo que comienza a ingresar a nuestro mundo sin estridencias, pero de manera avasallante. Un mundo perfecto e inhumano, como Tlön. ¿Sueño o utopía? Claramente no se trata de la alocada manía sin sentido en la que vivimos, sino de una geometría imaginada por ángeles perversos.

Ficha:

Obras de Marcolina Dipierro

en Galería Jorge Mara-La Ruche

Paraná 1133

De lunes a viernes, de 11 a 13.30 y de 15 a 19.30;

y sábados de 11 a 13.30

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Una geometría perversa en Nada especial.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: