Carlos Herrera: el constructor de ideas

31 marzo 2013 § 1 comentario


Sin la muerte la vida no tendría sentido. Heidegger definió al ser humano como “ser para la muerte”: el animal que es consciente de su finitud. Sartre tradujo la idea de Heidegger a una visión aún más desolada y afirmó que los seres humanos somos “una pasión inútil”. Existir para morir y apasionarse por la nada: es esa conciencia descarnada la que nos obliga a imaginar sentidos a ese sinsentido que es el vivir. Día a día, sin acabar con la vida pero deseando, tenemos en el sexo una imagen de la muerte: el encuentro imposible con los fantasmas que jamás concurren a la cita. En la obra que Carlos Herrera (Rosario, 1976) viene produciendo en estos últimos años esa cadena significante (sexo-deseo-muerte) es cada vez más insistente. Trabajo nocturno, su actual muestra, es una puesta en escena de esa memoria del desamparo.

vista sala 3

Como si fuera un jardinero zen, Herrera produce vacío. “Lo esencial del vaso no es el cristal que lo limita sino el vacío interior, que permite llenarlo de líquido”, dice un texto budista. Esa podría ser una excelente descripción de la obra de este artista que trabaja con los límites de lo personal y de la despersonalización sin caer jamás en la melancolía. Hay una dureza tierna en el despojo radical de las obras actuales de Herrera, pero no hay en ellas insistencia nostálgica. No rememora un paraíso perdido, sino que se instala en un presente absoluto.

En 2011, Herrera presentó una obra sublime al Premio Petrobrás-ArteBA: Autorretrato sobre mi muerte. Esa obra consistía en una bolsa de nylon que dejaba entrever algunos objetos: unas zapatillas, algo de tela que podría ser un calzoncillo. Pero lo esencial era que despedía un olor nauseabundo, semejante al de un cuerpo en descomposición. Ante esa obra, a la vez tan mínima y tan compleja, tan insoportable y tan poética, el espectador se sentía desarmado. Era la escena del resto, de lo que queda de toda una vida de afanes: la nausea sinsentido.

15509

Autorretrato sobre mi muerte es una obra que forma parte de la serie Autorretratos, que es la que ahora presenta en la muestra Trabajo nocturno. Ninguna de las obras de esta muestra tiene título. Son diversas posibilidades de pensar la vida del artista en su ascesis: su trabajo nocturno para dotar a la vida insensata de un sentido esquivo. Vemos un banco de gimnasio del que cuelgan bolsas (esas bolsas contienen cosas que no vemos, que no importan). Otras obras se apoyan en objetos cotidianos (como escaleras, cajas o bancos) que han sido depurados hasta la locura: y así se ha logrado convertirlos en conceptos materiales.

Más que objetos, lo que vemos son rastros. Herrera trabaja con las huellas de lo que insiste en su conciencia y con el brillo opaco de lo que logra captar en su inconsciencia. El “trabajo nocturno” al que se refiere el título de la muestra es esa tarea de poner en la luz lo que no vive más que en la sombra. Es el esfuerzo por hacer visible lo que no tiene forma ni imagen.

15505

Herrera, con estas obras de un minimalismo tan extremo que se podría hablar de un barroco del vacío, logra producir objetos imposibles: los que insisten en decirnos algo que no podemos develar; los que develan algo que no podemos comprender; los que escapan a lo que creemos captar. Sabemos que no sabemos qué dicen, porque entendemos que su discurso no es del orden de lo dicho sino de lo mostrado. Nos señalan un mundo que está más allá del lenguaje. Pero, ¿es posible imaginar algo más allá del lenguaje si los límites de lo que puedo pensar son los límites de lo que puedo decir?

Herrera insiste: su trabajo nocturno es con lo impensable. Lo que no tiene forma hasta que él le da forma a ese magma sinsentido. Sí: hay mundo más allá del lenguaje. No lo podemos pensar. Pero un gran artista nos lo puede mostrar. No lo podemos entender, pero lo podemos ver.

Ficha:

Trabajo nocturno

Carlos Herrera

Galería Ruth Benzacar

Florida 1000

Lunes a viernes de 11.30 a 20.

(este artículo se publicó en el suplemento Cultura del diario Perfil, el 31 de marzo de 2013)

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ Una respuesta a Carlos Herrera: el constructor de ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Carlos Herrera: el constructor de ideas en Nada especial.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: