Hernán Salamanco: una fuga sin descanso

5 mayo 2013 § Deja un comentario


El arte exige un oído atento. Las obras no están calladas, pero se expresan con una lengua tan sutil y en un tono tan bajo que apenas si podemos distinguir algo en medio de un rumor distante. El arte simula mudez, pero canta. No puede callar su coro a boca cerrada. Aunque sea a lo lejos, casi como un espejismo sonoro, lo oímos. Entendemos mal lo que dice (¿dice algo?). Tratamos de traducir eso que no entendemos a nuestro lenguaje de estrépitos. Se nos escapa, pero siempre queda algo, de la misma manera que en la peor de las traducciones logra sobrevivir un brillo tenue de la poesía original. Es más: el arte (y el pensamiento sobre el arte, que es otra forma de hacer arte) nos permite comprender que la “peor traducción” muchas veces es mejor que la poesía original. Esa “mala traducción” es la que realiza Hernán Salamanco en su serie Vida espiritual.

_MG_7073

En 2000, Salamanco encontró, en una librería de textos usados, los viejos fascículos de la colección Vida Espiritual, que escribió Constancio C. Vigil en los años 30, apelando a un discurso moralista y prescriptivo. Esos textos, que fueron ilustrados por Justina Barré de García Escribano, se recogieron en libros y ocuparon varios tomos, cada uno de los cuales alcanzó una tirada de más de 200.000 ejemplares en castellano y unos 10.000 en portugués. Esos libros siguieron imprimiéndose durante décadas: a fines de los 50 se publicaron las últimas ediciones. Varias generaciones de argentinos se educaron con estos textos. Entre ellos estaban los padres de Salamanco.

Las pinturas de Vida espiritual no solo tratan de pensar el mundo conceptual de esos viejos textos infantiles (en especial, de sus ilustraciones) y su aporte a la elaboración de una cultura del sometimiento moral, sino que son, sobre todo y principalmente, una búsqueda ética y estética. Ponen en escena que Salamanco se plantea en esta serie cómo puede liberar su arte de las presiones del mundo del arte. En definitiva, se trata de lo esencial: ¿cómo hacer arte? ¿cómo escapar de los chiclés? ¿es posible no someterse al discurso del amo?

_MG_7070

Es posible y Vida espiritual lo demuestra. Se trata de una serie de pequeñas pinturas al óleo sobre madera, esmaltadas, brillantes, en las que la figuración es abstracta, pero se trata de una abstracción figurativa. En el centro de la galería hay una pintura mucho más grande, imperial y metafísica, pintada hace más de 10 años, que remite tanto al imaginario de Chagall como a las figuras que Raquel Forner pintó en los 30. Esa pintura aporta sentido figurativo a la insistencia no figurativa de las demás obras. Es en esa tensión (entre el relato y el silencio, entre lo crudo y lo elaborado, entre lo informe y lo mental, entre el delirio y la contención) que insiste Salamanco para escapar de lo trillado.

¿Es una fuga sin descanso o hay un oasis de sentido esperando al final de la huida? Las pinturas de Vida espiritual no terminan de coagular: son hemofílicas. Es sangre que no se detiene: corre el riesgo de la hemorragia y el placer de lo fluido. No es posible dejar el riesgo de lado más que abandonando la búsqueda. Cuando la apuesta es alta siempre estará la amenaza de lo inacabado, la pura pérdida como horizonte. Salamanco lo sabe y se arriesga. Se adentra en el camino. ¿Hay oasis? ¿Hay un bosque sereno esperando al viajero?

_MG_7047

Son pinturas en tránsito. No hay oasis a la vista. Ningún bosque tranquilo en el camino. Son manchas de luz que invitan a imaginar escenas, situaciones, conceptos, gestos que no conocemos. Más que pinturas pueden verse como performances: cada vez que las vemos, recrean otra forma. Suben la apuesta. Dicen otra cosa. No hay oasis: es una felicidad que así sea.

Ficha:

Vida espiritual

Obras Hernán Salamanco

Galería Slyzmud

Bonpland 721

Lunes a viernes, de 13 a 19

Gratis

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Hernán Salamanco: una fuga sin descanso en Nada especial.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: